Johan Miguel Asprilla

Johan Miguel Asprilla

“Tengo la obligación moral de mostrar esas luchas afro libertarias”

Johan Miguel Asprilla es el productor de Mercurio: familia y tierra, una historia de lucha para proteger el sustento, la vida y la cosmogonía afro. 

42 años, del barrio Alfonso López de Quibdó, una infancia llena de programas de televisión japoneses y  una necesidad de contar historias, este podría ser un resumen de la biografía de Johan Miguel Asprilla (San Johan), pero no se haría justicia a toda la dedicación al mundo audiovisual y a las historias afros y negras. 

En su niñez Johan se apasionaba cuando miraba la televisión, cuando observaba por ejemplo Superman, pero su mayor influencia en ese momento eran las producciones orientales  que llegaban gracias a las cadenas de televisión peruanas  de lugares tan lejanos como Cusco o Huancayo, “veíamos programas como Black Kamen Raidā, Los Power Ranger o Dragon Ball Z y cuando llegó el cine  también nos llegaron muchas películas de -“chino” como le decía uno, con actores como Bruce Lee y Jackie Chan-”, recuerda Johan.

Hace 18 años  tuvo sus primeros acercamientos para empezar a contar sus historias, fue en un taller itinerante sobre apreciación de cine en la capital chocoana y después tuvo la oportunidad de realizar un taller sobre edición por cámara que le permitió entender un poco más el cine, ahí empezó a hacer piezas comerciales y culturales hasta que ganó una beca para estudiar producción audiovisual en el Politécnico Jaime Isaza Cadavid,   estudio que terminó en 2008.

Desde ese momento ha trabajado en Inravisión, en el canal CNC Quibdó y en diferentes ámbitos que incluyen proyectos con ONG´s, comerciales y documentales propios. En estas casi dos décadas, Johan ha tenido tiempo para experimentar la realización audiovisual desde diferentes  ámbitos pues primero fue asistente de sonido, luego sonidista, luego productor, guionista y hasta director, aunque ya se siente con más comodidad en su labor menos llamativa, “el productor es quien lleva a cabo la materialización de los guionistas junto al director, se debe encargar de llevar ese peso operativo-administrativo de cada pieza audiovisual. Yo me encargo de aterrizar de manera consecuente a los directores, porque a veces se emocionan mucho”, dice Johan. Como productor le toca desde buscar las locaciones de grabación hasta verificar que el equipo tenga toda la alimentación. 

¿Y qué hay de esas historias que ha ayudado a ser narradas?Johan ha servido en la selección del Petronio Álvarez, fue asistente de dirección  en el largometraje documental “Busca por dentro”; sobre Jairo Varela, fue asistente de producción en “Zapata el Putas”; sobre el escritor y antropólogo colombiano  Manuel Zapata Olivella, hizo trabajo de campo en la miniserie  sobre  Manuel Saturio Valencia; el último fusilado en Colombia, fue coproductor y guionista en el “Engaño, la doble cara de la moneda”  y es el productor de “Mercurio: familia y tierra”, corto que está participando en el Quibdó África Film Festival.

Puedes conocer más de Mercurio: familia y tierra 

Quien haya observado detalladamente sabrá cuáles son el tipo de historias en las que le gusta trabajar a Johan Miguel, historias con el elemento central de la lucha y el pensamiento  afro,  “yo creo que desde mi saber y mi quehacer, la gente negra tiene que ser mostrada en toda su realidad, y tienen que ser mostradas desde ese componente de ser héroe en sus vidas. Creo que tengo como la obligación moral de mostrar esas luchas afro libertarias ya que a nosotros nos ha tocado luchar por todo, no tenemos la fortuna de que todo sea fácil, todo tiene que ser más difícil que para los demás”, reflexiona Johan. 

Mercurio: familia y tierra sigue esa idea de mostrar la cosmogonía y cosmovisión de la población afro, es la historia de un hombre afro que mira la tierra como un medio de sustento, de vida, de conservar para su familia y que pasa por una serie de adversidades, pues hay un personaje convencido  que en esa tierra hay metales preciosos”, afirma Johan, que aunque reconoce que es una historia de ficción tiene componentes de la realidad de las comunidades.

Johan Miguel Asprilla creció en Quibdó viendo héroes orientales pelear por los débiles, y a héroes occidentales salvar con súper poderes las ciudades, pero en sus historias el héroe es la mujer y el hombre negros, las comunidades afrodesendientes con su pensamiento. 

Mira otras producciones de Johan Miguel Asprilla

Mercurio: Familia y Tierra