Juan Vargas

Juan Vargas

 La cultura pop en la animación de un samario

Esta es la historia de un samario que cree que el cine sirve para conectar con las personas.

Juan David Vargas es un artista visual de 30 años,  nacido en la Costa Caribe Colombiana. Sus primero recuerdos con el cine son de su infancia que siempre fue rodeada de sus hermanos y padres, a los que ha relacionado con películas, series y dibujos animados. Las conversaciones con su familia siempre han girado entorno a chistes que escuchan en las películas o escenas que los marcaron.

Ese vínculo entre cine y familia siempre ha estado presente, lo cual se transfirió a la relación como adulto con sus amigos y colegas, por esto Juan David  ha percibido al cine como una forma de unir a la gente y generar diálogos.

“Pienso que el cine es una manera de conectar con otras personas, es la mejor manera de transmitir mensajes y generar cambios en la sociedad”, afirma Juan, que desde muy pequeño se ha interesado por el mundo del dibujo y mientras crecía se enamoraba del Cómic, la animación, el cine y el arte.

Las producciones de Juan siempre han estado inspiradas en el  cine de Robert Zemeckis, clásicas películas como “Volver al Futuro” y “Forrest Gump” le han mostrado la forma de narrar esa perspectiva frugal de la sociedad y sus problemas; junto a la manera irreverente de abordarlas. También le ha inspirado el cine de Wes Anderson, sobre todo en el  manejo de sus composiciones y  paletas de color. 

Pero Juan David también ha recibido inspiración de la animación, especialmente de esas series noventeras que combinaban una intención comercial con la experimentación. 

“Una de mis principales inspiraciones es el arte de Gendy Tartakovsky y su manera de retratar el mundo caricaturescamente, con un estilo del diseño muy particular. Me inspira además el mundo pop: las películas, escenas, diálogos y momentos que nos marcaron como sociedad a través del cine, la ciencia ficción, el arte y la música”.

Como animador ha tenido la oportunidad de aprovechar la experiencia en el campo de la Ilustración, el diseño gráfico y motion graphics, permitiéndole ser un apasionado en las historias alternativas, las formas nuevas de ver el mundo, conocer otros puntos de vista, la experimentación  a partir del impresionismo visual. 

“Me interesa la exploración de mundos posibles o imposibles mediante los alcances lingüísticos, sobrepasando los límites del arte de contar historias para crear universos y finales inesperados. Busco cuestionar lo común para redescubrir la cotidianeidad”, reconoce este samario. 

Le gustan las visiones del mundo a través del filtro del arte, le inspiran los pintores impresionistas como Monet, Renoir o Van Gogh; “que se atrevieron a retratar el mundo y mostrarlo de la manera como ellos lo veían”, comenta Juan que le disgusta la desigualdad y la ilusión de control que algunos pretenden ejercer sobre otros, “no hay nada más valioso que la vida y la libertad”, sentencia.

En el Quibdó África Film Festival, Juan participa con  Cuentos cortos con títulos largos, un corto animado que surge de un interés por lo extraordinario y de un ejercicio de escritura, “A veces se quiere escribir, pero no se sabe por dónde comenzar”. Este corto  es un ejercicio de improvisación, un momento de creatividad y de dejarse llevar, dice este director. Escribir las historias las considera un reto, “intentó construir pequeños universos que se desarrollan con pocas palabras, usando personajes u objetos escogidos al azar”. Escribir es un ejercicio que puede dar resultados espantosos algunas veces, pero al final da muchas oportunidades de generar material divertido e inesperado, que permita conectar con otras personas.
“Recorrí un largo camino, durante mucho tiempo”, es una de las frases más recordadas de Forest Gump, Juan David ha recorrido un largo camino desde que hacía chistes y referencia a películas icónicas con su familia, hasta ahora, donde esa influencia se ve reflejada en su trabajo como director.   

Juan Vargas – Cuentos Cortos con Títulos Largos