Karen Oviedo

Karen Oviedo

“A ritmo de Chandé

Desde las orillas del Río Magdalena llega Karen Oviedo, una documentalista que quiere conservar las tradiciones de su tierra. 

30°C de temperatura y la gente expulsa sudor pero no tanto como se esperaría, la mayoría ya están acostumbrados al clima cálido. Primero se escucha el sonido de las tamboras,  luego vienen los coristas y ahí empieza el cortejo. Pero ahora son menos las personas que están bailando y menos quienes observan, y Karen Oviedo lo sabe, si no se hace algo el Chandé podría desaparecer de la Depresión Momposina.  

Karen Oviedo Rubio  es una joven de 23 años, pero prometedora documentalista de San Sebastián de Buenavista, un pueblo a 315 km de la capital Santa Marta. Este pueblo se encuentra a las orillas del Río Grande de la Magdalena, ese lugar donde Calendario Obeso describió a los bogas y por donde entró,  en barco y canoas, el progreso al interior del país.

Como sus hermanos y varios primos, Karen decidió estudiar cine, quizás fue una predisposición por haber  estudiado en un colegio con énfasis en audiovisuales o que  siempre ayudaba a su hermano en las producciones que él hacía, pero al graduarse ya sabía que quería estudiar algo relacionado con el arte.  

“Con mi hermano, en el colegio hacíamos los documentales, él me motiva diciendo -tú puedes, vamos a hacerle- en ese momento yo me dedicaba a hacer el maquillaje y los efectos especiales”, dice Karen que tiene como director de cabecera al danes Lars von Trier, que aunque no hace documental, es reconocido por experimentar e innovar con diferentes técnicas de cine.

El objetivo de Karen en el cine se ha convertido en conservar la memoria de los pueblos, de la ancestralidad, de las tradiciones y sus raíces; especialmente  de sus propias raíces afros. Y para esto se hace  preguntas como: “¿qué me identifica cómo pueblo? ¿cómo crear memoria de lo que somos?”.

Y para conservar estas tradiciones, Karen Oviedo ha empezado con buen ritmo gracias a su ópera prima Chandé el ritmo de mi tierra. “San Sebastián de Buenavista es un pueblo en el que habitan personas muy cálidas, es un pueblo con gran ascendencia afro que ha evolucionado mucho, ha cambiado el estilo de vida para bien, pero también se están dejando atrás lo que son las tradiciones como el Chandé, hay un cierto desinterés de las nuevas generaciones por su práctica o su estudio”, dice Karen que desde que que era una niña bailaba Chandé. 

“Fuera de San Sebastián no veía la forma de ayudarle al ritmo, a la tradición, pero viendo una materia que se llama documental se me ocurrió -¿qué mejor manera de apoyar la tradición sino es desde mi perspectiva desde lo que puedo hacer que es el cine?-” afirma Karen que ahora ve este corto de 12 minutos como un abrebocas de un largometraje que servirá para graduarse de Cine y Audiovisuales en la Universidad del Magdalena.

Y lo de prometedora documentalista no es por adornar, su corto sobre este ritmo nacido de de la herencia negra, indígena y española ha sido laureado y seleccionado  en diferentes festivales: en el Festival Iberoamericano de Escuelas de Cine Fernando Birri en 2019, The lift -off sessions, el Lift off global / first-time filmmakers sessions, el Festival de cine Comunitario Afro Kinta Kuntee y actualmente ha sido seleccionado en el Quibdó África Film Festival, “es uno de mis grandes retos ser calificada,  porque siempre estoy buscando festivales acordes a lo que es Chandé, una búsqueda por conservar la memoria de mi pueblo”, narra Karen que critica festivales de cine donde no hay espacio para las historias de negros, raizales o palenqueros. 

Conoce más de Karen Oviedo

Karen Oviedo – Chande el ritmo de mi tierra